Así es como ha evolucionado el hombre en el S3X0

Las aves lo hacen, las abejas lo hacen, los hombres desde el principio de los tiempos lo han logrado. Pero, ¿cuánto ha cambiado realmente el acto a través de los milenios e incluso en las últimas décadas? ¿Los humanos lo están haciendo más? ¿

Lo estamos haciendo mejor? Más o menos, dicen los científicos. Pero es la forma en que la gente confía en la verdad sobre su vida íntima que ha cambiado más a lo largo de los años.

Los humanos han sido básicamente los mismos anatómicamente durante aproximadamente 100,000 años, entonces lo que es seguro decir es que si lo disfrutamos ahora, entonces también lo hicieron nuestros antepasados y todos los demás, según los expertos.

“Así como nuestros cuerpos nos dicen lo que nos gustaría comer, o cuando debemos irnos a dormir, establecen para nosotros nuestro patrón de lujuria “, dice el psicólogo Edward Shorter de la Universidad de Toronto. “La intimidad  siempre ha ofrecido placer”.

Así ha sido la evolución del hombre en las relaciones íntimas

La historia:

La homosexualidad existió desde los comienzos de la historia, sin que esto implicara un conflicto de tipo moral. Por ejemplo, en la Grecia antigua, la homosexualidad estaba reconocida, mientras que en años posteriores llegó a estar perseguida.

En Nueva Guinea, algunos grupos sociales acostumbraban que los jóvenes tengan relaciones homosexuales hasta el matrimonio y recién a partir de ese momento se mantenían relaciones heterosexuales.

Temas como la masturbación también adquieren diferentes connotaciones según la época y el grupo social.

En el antiguo Egipto, por ejemplo, los faraones se masturbaban con el objetivo de volcar su semen en las aguas del Río Nilo para que éste mojara las tierras y las regara de fecundidad.

Comenzó en la prehistoria como una simple satisfacción del impulso reproductivo.

Cuando el hombre se vuelve agricultor, encuentra mayor seguridad en su existencia y puede disfrutar de la vida de otra manera y las relaciones  empiezan a tener otro lugar.

Se valoró entonces a la mujer, que como la tierra, podía dar frutos (los hijos).

El arte muestra en sus representaciones una exaltación de la la figura femenina, donde se destacan las formas relacionadas con la fertilidad, como los genitales y pechos prominentes.

Estas figuras también expresan la obesidad.

Esto refleja el lugar que ocupaban la procreación y la alimentación en estas culturas antiguas, siendo que aparecen en ellas rostros y extremidades. Venus: estatuillas típicas del arte paleolítico que representan a mujeres desnudas o semidesnudas.

Los Griegos:

Las consideraciones griegas sobre la intimidad permitían conductas que otras culturas sancionarían.

Adoraban y admiraban la belleza, su prototipo de belleza era el hombre joven.

Como práctica social existían relaciones entre hombres.

Las historias griegas cuentan “el amor a los muchachos” estas conductas no recibían censura.

Nadie pensaba tampoco que la virilidad de estos personajes disminuyera por sus prácticas.

El “Amor platónico” se daba cuando mediaba en la relación el amor por la sabiduría.

Las relaciones en el matrimonio muchas veces estaban limitadas a la reproducción.

La mujer era considerada como de segunda categoría y ante todo una “portadora de hijos”.

En la Grecia posclásica, por las corrientes filosóficas vigentes, se empieza a ver a lo corporal y a la intimidad desde una óptica despectiva

Los romanos:

En la primera etapa del imperio romano existía una organización patriarcal en la familia, la cual con junto la religión gozaba de un papel importante en la organización social.

La mujer desempeñaba tareas dentro del hogar, tenía las funciones de concebir, criar a los hijos y complacer a su esposo.

En la segunda etapa del imperio debido a las guerras se produce la división de muchas familias.

La intimidad se comienza a buscar fuera del matrimonio.

Con la decadencia del imperio romano, se origina un desenfreno, proliferan el adulterio así como los prostíbulos, a los que se acudía en busca de placer y compañía.

La homosexualidad en el pueblo romano no era mal vista.

Como contrapartida a los excesos, surgieron corrientes como el estoicismo.

Se empiezan a cuestionar las conductas homosexuales y a reconocer la práctica amorosa dentro del matrimonio y se anima a los jóvenes a llegar vírgenes a él.

En la Edad Media:

La iglesia refuerza su poder político, los preceptos son equiparados a la ley civil.

Se refrenda el matrimonio monógamo y se declara al instinto carnal  como algo pecaminoso

El catolicismo maniqueo adoptó la visión más pesimista del cristianismo y dejó de lado sus doctrinas de amor.

Así, trató de difundir el temor al cuerpo, en su afán por influir sobre el hombre política y psicológicamente a través de la represión de todo tipo.

Maniqueísmo:

Sostiene que el espíritu del hombre es de Dios pero el cuerpo del hombre es del demonio.

En el hombre, el espíritu se encuentra cautivo del cuerpo. Por ello el cuerpo es motivo de desprecio.

Se instala una visión dual cuerpo – alma que representan lo malo y lo bueno respectivamente.

Renacimiento.

El renacimiento fue un movimiento de revitalización cultural que se produjo en Europa Occidental en los siglos XV y XVI.

Sus principales exponentes se hallan en las artes, la literatura y las ciencias, tanto naturales como humanas.

Se difunden las ideas humanistas, con una nueva concepción del ser humano y del mundo.

Su término impulsa nuevamente el conocimiento y el progreso tras siglos de estancamiento causado por la mentalidad dogmática de la Europa medieval.

Se planteó una nueva forma de ver el mundo y al ser humano, se destaca una cosmovisión mecanicista e individualista.

La anatomización del cuerpo, saber producido por las disecciones de los cuerpos afianza una visión dual que habilita la separación del cuerpo y alma.

Pasándose de “ser un cuerpo” a “poseer un cuerpo”.

“La Formarina, de Rafael” A finales del Siglo XV aparecen en Europa los primeros indicios de enfermedades de transmisión (TS), conocidas entonces como enfermedades venéreas y que fueron consideradas como un castigo celestial por los excesos carnales (Del Río Chiriboga C, 1996).

 El puritarismo de los siglos XVII y XVIII

La sociedad victoriana ostentaba varias contradicciones morales. Por ejemplo, exigía continencia a las mujeres “decentes”, y al mismo tiempo toleraba la prostitución como un vertedero inevitable de las necesidades “sucias” de los hombres.

En esa época las actitudes ante la intimidad diferían de acuerdo a la clase social.

En la clase social alta se disfrutaba del amor libre, en cambio la clase media debía comportarse de acuerdo a la moral rígida imperante.

En estos siglos, lo que se conoce como época victoriana, cualquier acto carnal que no tuviera como fin la reproducción era considerado anormal.

Fue la época del puritanismo y mayor represión.

La visión de la intimidad, como algo impuro y condenable, impidió a muchos hombres y mujeres disfrutar plenamente su vida íntima.

Fue un movimiento cultural y político que surgió como reacción al racionalismo, resaltó la importancia del sentimiento, despreciándose el materialismo.

Adoraban a la naturaleza como símbolo de lo genuino. Su característica fundamental es la ruptura con las reglas estereotipadas vigentes, en pos de la libertad, sostenía el amor libre.

El romanticismo fue una manera de sentir y concebir la naturaleza, la vida y al ser humano, desarrollándose de manera particular según el contexto.

Hubo también un Romanticismo reaccionario (como referente se destacó Chateaubriand) que exaltaba la vuelta a los valores cristianos de la Edad Media.

Las frustraciones vividas por el “romántico” ante la realidad materialista del momento, derivaron muchas veces en suicidios.

Siglo XX.

Fue también el principio del movimiento de liberación femenina que sentó las bases para situar a la mujer en un plano de igualdad con el hombre.

La mujer pudo conocer y disfrutar de la intimidad de otra manera.

Se empiezan a dejar de lado algunos tabúes sobre el cuerpo y la sexualidad.

Puede decirse que con Freud se inició el modernismo sexual, el que surgió como respuesta a las rígidas normas victorianas.

Freud realizó investigaciones en niños y adultos, estableciendo que desde la más tierna infancia los niños son seres carnales también.

La Variante Oriental

Culturas como el hinduísmo, en el Islam, en China, las del Antiguo Oriente, han sido, a través de los tiempos, mucho más abiertas en lo que a este tema se refiere  que las de Occidente.

De hecho todo lo relativo al hoy denominado “hecho carnal humano”, era y es considerado un “acto de culto y veneración”, pasaporte hacia la inmortalidad.

Tanto en la antigua China, el Japón ancestral, la silenciosa India, manuales que glorificaban y enseñaban acerca del goce, sus alternativas y variantes, eran común denominador.

No te olvides de COMPARTIR este artículo para que tus amigos y familiares conozcan esta valiosa información.

También te puede interesar: