todo lo que debes saber sobre cómo detectar y manejar el VIH o SIDA

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH o HIV, por sus siglas en inglés) es un virus que afecta al sistema de defensas del organismo, llamado sistema inmunológico. Una vez debilitado por el VIH, el sistema de defensas permite la aparición de enfermedades.

Esta etapa avanzada de la infección por VIH es la que se denomina Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (sida). Esto quiere decir que el sida es un conjunto de síntomas (síndrome) que aparece por una insuficiencia del sistema inmune (inmunodeficiencia) causada por un virus que se transmite de persona a persona (adquirida).

Por eso, no toda persona con VIH tiene sida, pero sí toda persona que presenta un cuadro de sida, tiene VIH. Una persona con VIH no necesariamente desarrolla síntomas o enfermedades. Sin embargo, puede transmitirlo.

Llamamos enfermedades oportunistas a las infecciones o tumores que se desarrollan en el contexto de un sistema inmunológico deteriorado y son las que marcan un cuadro de sida. Las personas que llegan a la etapa de sida, pueden acceder a tratamientos que permitan revertir ese estado, superando la enfermedad que haya aparecido y recuperando un nivel adecuado de defensas.

¿Cómo se detecta el VIH?

El VIH no tiene síntomas. Por lo tanto, la única manera de saber si alguien contrajo el VIH es a través de un test. En Argentina, se calcula que el treinta por ciento de las personas que viven con VIH no saben que lo tienen.

El test de VIH es un análisis de sangre que detecta la presencia de anticuerpos al VIH. Existen dos tipo de test: el llamado ELISA que es una extracción de sangre y se realiza en un laboratorio y el test rápido, para el que se depositan unas gotas de sangre de la yema de un dedo sobre una tira reactiva y cuyo resultado se obtiene veinte minutos después. En ambos casos, si el resultado es positivo, debe ser confirmado con un prueba de laboratorio denominada Western Blot.

  • El retrovirus ARN VIH-1 probablemente se derivó de la transmisión de un virus de la inmunodeficiencia simia (SIV) de los chimpancés en África Central; un virus relacionado HIV-2 se derivó de un SIV encontrado en los

monos de Mangebey del oeste de África.

  • VIH-1 es el retrovirus patógeno predominante en poblaciones humanas; El VIH-2 tiene una distribución limitada (principalmente en el África occidental) y tiende a ser menos inmunosupresor que el VIH-1.
  • Transmitido por contacto sexual, agujas compartidas, transfusión de sangre o de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.
  • Objetivo primario de la infección: linfocito CD4.

 

  • Implicación directa del sistema nervioso central (SNC): se manifiesta como encefalitis, mielopatía o neuropatía

en casos avanzados

  • Insuficiencia renal, trastornos reumatológicos, trombocitopenia o anomalías cardíacas

Estrategias de manejo para el paciente asintomático

  • Pruebas iniciales: conteo de células CD4 y carga viral del VIH cada 3 a 6 meses para orientar las decisiones relacionadas con el uso de antirretrovirales y la profilaxis contra PCP y MAC.
  • Otras pruebas: identifican infecciones latentes adquiridas previamente que pueden reactivarse debido a la pérdida de la

función de las células T , pero se puede prevenir mediante el uso de agentes específicos

  • Serología para Toxoplasma gondii (IgG):
  • La infección clínica se puede prevenir con trimetoprimsulfametoxazol (TMP-SMZ) utilizado como profilaxis para la PCP.
  • Prueba de Laboratorios de Investigación de Enfermedades Venéreas (VDRL):
  • La punción lumbar se debe realizar en pacientes con una prueba de confirmación específica (FTA).
  • Tratamiento con penicilina benzatínica intramuscular si el líquido CSF ​​es normal, y penicilina intravenosa durante 10

días si la prueba CSF VDRL es reactiva o si hay pleocitosis en el LCR, elevación de proteínas o hipoglucoracis.

  • Prueba cutánea con PPD que muestra induración de 5 mm o más, o pacientes con exposición a una tuberculosis activa
  • Tratamiento con isoniazida 300 mg / día durante 9 meses o, en el caso de hepatitis inducida por isoniazida, rifampicina 600 mg PO qd (solo para los que no reciben inhibidores de la proteasa o agentes inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa) durante 4 meses

 

No te olvides de COMPARTIR este artículo para que tus amigos y familiares conozcan esta valiosa información.

También te puede interesar: